Este análisis parte de admitir que ante el fracaso del modelo libertario que el radicalismo defendió, la Regeneración le apostó al restablecimiento de la autoridad y en ese proceso, el derecho de familia fue una de sus mejores herramientas. En el periodo del que se ocupa este artículo, la cláusula de la igualdad permaneció en las constituciones colombianas sin ningún efecto práctico sobre la vida de la mayoría. Estos debieron someterse al trato discriminatorio que se ordenaba para quienes habían nacido por fuera del matrimonio católico o para quienes no habían recurrido a esa institución para legitimar sus uniones. En la mitad del siglo XX, El Estado dado el drama de la infancia, decide cambiar los prejuicios sociales a través de la misma forma que los había legitimado: la legislación.